Uncategorized

¿Tu primer vibrador? Donde comprarlo, cual elegir y cómo usarlo

Lo primero que debes saber es que en este rubro… comprar barato sale caro.

Comprar consoladores puede ser una experiencia un tanto agobiante cuando se trata de tu primera visita en un sexshop, pero es importante saber que tienes que tener un presupuesto un tanto holgado para poder elegir lo que es más conveniente para ti entre la variedad de tamaños, texturas, materiales y colores.

Esto es lo que debes saber para comprar tu primer consolador.

No todas las sexshop son esos negocios mezquinos y estereotipados que ves en la televisión. Algunos son bastante elegantes y tienen un feeling de boutique. Incluso los sexshop «promedio» intentan acomodar acomodarse de una agradable que invite a las ventas.

Elige alguna tienda que tengas cerca y que te genere seguridad, mientras más especializada sea el local, más opciones tendrán para elegir al igual que manejará diversidad de precios.

MIENTRAS ESTÁS EN LA TIENDA

1.- Piensa en qué tamaño quieres, no solo de largo, toma también en consideración el ancho que usualmente disfrutas o el que quieras experimentar.

¡Recuerda! El área más sensible está en el primer 1/3 de la vagina, por lo que no hay necesidad de tener uno tan grande como tu brazo… que sí, existen.

A algunas chicas les gusta sentirse «completamente llenas», en otros casi no les gusta. Para saber qué tanto disfrutas, piensa en cuántos dedos introduces durante la masturbación.

2.- Piensa en qué material quieres. Puede encontrar caucho, látex, vidrio, piedra, metal, silicona, cuero, plástico, piel cibernética,  etc., y cada uno tiene sus propios pros y contras.

¡Pero debes tener cuidado! Algunos materiales utilizados en consoladores son inseguros para el cuerpo y difíciles de limpiar. Consulta al vendedor los pro y contras del producto que te llame la atención.

3.- También hay estilo, firmeza, rigidez , flexibilidad y propósito (anal, vaginal, dos parejas, etc.)

¿Ya lo elegiste el tuyo? AHORA APRENDER A DISFRUTARLO

Ya con consolador en mano, es fácil intuir que debes hacer. Pero crea un ambiente propicio para disfrutar de la experiencia ya que tener el estado de ánimo adecuado es esencial, por dos razones muy importantes…  músculos vaginales relajados y lubricación.

Ciertamente no empujamos el pene cuando las cosas están secas. Un consolador no es la excepción.

Fantasea, lee una historia erótica, escucha música que te excita, mira un poco de pornografía, mira a tu pareja hacer algo sexy, pide un poco de acción con la lengua, salta al tren de juegos previos o usa tus dedos por un tiempo, cualquier cosa para obtener la humedad y el estado de ánimo adecuado.

Incluso si usa lubricante (que debería usar con cualquiera de estos juguetes). La lubricación con doble problema nunca es algo malo.

Esto hace que sea mucho más fácil deslizarse en un juguete. También puede aprovechar la capacidad del orgasmo múltiple y tener algunos de ellos de antemano.

Tendiendo todo listo solo queda ¡introducirlo y disfrutar! A medida que vayas usándolo descubrirás que posiciones te convienen más o el ritmo que más disfrutas, no hay límite cuando de darte placer con tu consola se trata.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *